Fenómenos Meteorológicos


Un fenómeno natural es un cambio de la naturaleza que sucede por sí solo. Son aquellos procesos permanentes de movimientos y de transformaciones que sufre la naturaleza y que pueden influir en la vida humana (epidemias, condiciones climáticas, desastres naturales, etc).

Aparecen casi como sinónimo de acontecimiento inusual, sorprendente o bajo la desastrosa perspectiva humana. Sin embargo, la formación de una gota de lluvia es un fenómeno natural de la misma manera que un huracán. Esta expresión también se refiere, en general, a los peligrosos fenómenos naturales también llamados "desastres naturales".

Los fenómenos meteorológicos más comunes son la lluvia o el viento. Pero existen otros que sólo se producen en ciertas épocas como la nieve o que son más probables en ciertas zonas geográficas como los huracanes.


Tipos de Fenómenos

Lluvia: Es la precipitación de agua que cae a la tierra desde las nubes, que son concentraciones de vapor de agua compuestas de diminutas gotas, que al condensarse forman otras más grandes que se precipitan sobre la tierra. La lluvia es más habitual en las zonas húmedas como son por ejemplo las zonas tropicales.

Viento: este fenómeno atmosférico se debe a los movimientos de aire provocados por las diferencias de temperatura y presión atmosférica. Al calentarse el aire, se dilata, se hace menos pesado y tiende a elevarse sobre las masas de aire frío. Existen, además, tipos de vientos propios de lugares determinados que se producen a consecuencia de ciertas características geográficas y climatológicas del lugar como el siroco.

Nieve: es un fenómeno meteorológico que sólo se produce cuando la temperatura de la atmósfera es inferior a 0º grados centígrados. Esto provoca que las pequeñas gotas de lluvia de las nubes se congelen y formen cristales de hielo que precipitan sobre la tierra en forma de copos. La probabilidad de que nieve en un lugar determinado está condicionada también por la situación geográfica. Así se puede decir que a mayor altitud, mayor posibilidad de que nieve, y a mayor cercanía al Ecuador, menor posibilidad de que nieve.

Huracán: es un fenómeno meteorológico consistente en una tormenta tropical que se forma en el mar,  caracterizado por la potencia de sus vientos superiores a 120 Km/h. Se generan en zonas de baja presión atmosférica. Se suele reservar el nombre de huracán para las tormentas de este tipo que se producen en el Océano Atlántico.

Tormenta eléctrica: es un fenómeno meteorológico consistente en una tormenta caracterizada por la presencia de rayos y truenos. Los rayos son descargas eléctricas que se originan por el choque de las cargas eléctricas positivas y negativas de las nubes. Los truenos se producen como consecuencia de los rayos. Son el ruido que generan las descargas eléctricas y que se transmite por el aire. El trueno siempre es posterior al rayo. Granizo: son gotas de agua convertidas en hielo. Se originan tanto en verano como en invierno, y generalmente, en un tipo de nubes características que reciben el nombre de cumulonimbus.

Arco iris: es la descomposición de la luz en los colores que la forman. Se produce cuando los haces de luz del Sol atraviesan las gotas de lluvia.

Tornado: es una columna de viento giratoria que se extiende desde el suelo hasta las nubes. Se produce en determinadas condiciones cuando choca una corriente de aire frío y seco con otra de aire caliente y húmedo. Tifón: es el nombre que reciben los huracanes cuando se originan en el Océano Pacífico.

Inundación: Invasión lenta o violenta de aguas de río, lagunas o lagos, debido a fuertes precipitaciones fluviales o rupturas de embalses, causando daños considerables. Se pueden presentar en forma lenta o gradual en llanuras, y de forma violenta o súbita, en regiones montañosas de alta pendiente.

Sequías: Deficiencia de humedad en la atmósfera por precipitaciones pluviales irregulares o insuficientes, inadecuado uso de las aguas subterráneas, depósitos de agua o sistemas de irrigación.

Heladas: Producida por las bajas temperaturas, en general, causan daño a las plantas y animales.


Escalas temporales y espaciales

Los fenómenos atmosféricos operan en escalas conexas, en el sentido de que a menor espacio implicado en el desarrollo del fenómeno, más transigente es su naturaleza. De hecho, es necesario hacer referencia a la escala planetaria (abarcando más de 10.000 km de extensión lineal) cuando se habla de circulación general de la atmósfera y se habla de escala sinóptica (abarcado entre 1.000 y 10.000 km de extensión lineal) cuando se describe la circulación secundaria. Ambas magnitudes son conocidas como macroescala.(Ver gráficos)

En el caso de las circulaciones terciarias se hace referencia a los fenómenos de mesoescala (abarcando entre 100 y 1.000 km de extensión lineal) en donde se incluyen formaciones nubosas complejas (agrupaciones conocidas con el nombre de "clusters") y también de escala local (abarcando entre los 10 y 100 km de extensión lineal) en donde se incluyen los fenómenos de la isla de calor urbana y las tormentas locales severas.

Por otra parte, la escala convectiva es la dimensión de los fenómenos que atañen alteraciones del tiempo focalizadas en pequeños territorios (abarcando entre 1 y 10 km de extensión lineal) como áreas de chubascos o campos de niebla. Se considera escala turbulenta a los fenómenos de ráfagas de viento (que abarcan espacios de menos de 1 km de extensión lineal).

En particular se alude a fenómenos de microescala cuando se trata de sombras aerodinámicas de edificios perturbando el viento prevaleciente o calles tangentes a las líneas de flujo dando lugar a efectos Venturi (abarcando una extensión espacial que no excede los 10 m).

Es importante resaltar que la duración de los eventos meteorológicos guarda relación con la escala espacial donde ellos se producen, en el sentido siguiente: a mayor escala espacial abarcada, mayor será la duración del evento.


Ampliar Información


Sistema de alerta temprana

La Provincia de Mendoza se caracteriza por presentar fenómenos meteorológicos que, en ocasiones, adquieren una intensidad que afectan a la comunidad en general, poniendo muchas veces en peligro, no solo los bienes materiales (viviendas, cultivos, medios de transporte), sino fundamentalmente, vidas humanas.

Por esta razón, se han diseñado modelos capaces de utilizar herramientas matemático- estadísticas como el análisis discriminante escalonado. Estos modelos fueron diseñados con datos de las ciudades de San Juan y Mendoza solamente. Sus resultados son sólo validos para esas dos ciudades.

Son modelos de tipo probabilístico, por eso, un 84 % significa que de 100 veces que hubo una situación como la que se esperaba para EL MIERCOLES 23  DE JUNIO de 2010, en 84 VECES  hubo viento zonda, en alguna o en ambas ciudades capitales de la provincia. Si el episodio se observa en, al menos, una de las dos localidades, el pronóstico se considera acertado.

El sistema se clasifica en distintas alertas

  • Alerta azul
  • Alerta verde
  • Alerta amarilla
  • Alerta naranja
  • Alerta roja

Este sistema de alertas es realizado por meteorólogos, encargados de analizar, monitorear y evaluar los resultados de la información disponible, en tiempo real y en tiempo diferido.

  • En tiempo real: observaciones horarias, imágenes satelitales, radiosondeos.
  • En tiempo diferido: los distintos modelos de predicción.