Pronósticos

Pronósticos


El equipo de investigación del PRM ha desarrollado modelos estadísticos que permiten predecir fenómenos meteorológicos locales como el viento Zonda, las heladas de primavera, las tormentas de nieve y el avance de frentes fríos.










Metodología de trabajo

Para llevar adelante la predicción de fenómenos, el Programa tiene acceso directo a la estación terrena GOES y a sus productos diarios WEFAX, imágenes hemisféricas y cartas de vapor de agua y a los productos del Centro Meteorológico de Washington DC (National Weather Service - NWS.)

Cuando la información obtenida indica peligro de fenómenos meteorológicos significativos, el grupo alerta a algunas instituciones del medio local como: Ministerios de Economía y Medio Ambiente, Defensa Civil, Dirección General de Escuelas, Bomberos, Policía, Vialidad Nacional y Servicios Sanitarios.


Imágenes Satelitales

Las imágenes satelitales que se estudian en el PRM se reciben en tiempo real, lo cual constituye un elemento fundamental en la corroboración y monitoreo de los fenómenos ya previstos por los modelos predictores computacionales y cartas pronosticadas.

Dichas imágenes son transmitidas por satélites meteorológicos de órbita polar que circundan el planeta a una altura aproximada de 850 km transmitiendo a su paso una visión de unos 3.000 km de largo. Esto permite observar el continente desde la provincia de Santa Cruz hasta el sur del Perú, Bolivia, Paraguay y sur de Brasil.

El satélite transmite las imágenes en dos canales: una en el rango infrarrojo, que codifica los niveles de gris de cada punto de las imágenes con la temperatura existente en dicho punto; y otra, en rango visible, que muestra una visión similar al ojo humano.

El nivel de reflectividad (albedo) de cada pixel de la imagen va del negro al blanco, pasando por niveles de gris que suman en total 256 tonos que implican una alta resolución.

La posibilidad de identificar el albedo con cada pixel con la temperatura en ese punto le permitió al PRM desarrollar una serie de filtros para el tratamiento de las imágenes, y así poder rescatar de ellas las zonas donde se están produciendo precipitaciones y donde existen suelos nevados. Además, permite detectar corrientes marinas de distintas temperaturas y sectorizar las distintas temperaturas del suelo después de ocurrida una helada.